Avisar de contenido inadecuado

Dia nacional de la etica ciudadana

{
}

Nos encontramos reunidos por nueva vez en este sagrado templo donde yacen nuestros próceres, en este Panteón de la Patria, para rendir tributo y reiterar compromisos ante el insigne Presidente Don Ulises Francisco Espaillat.
Un día como hoy en 1876 asumió la Presidencia de la Republica en un ambiente de hostilidad, de grandes injusticias, donde el poder residía en manos de las armas y las riquezas eran acumuladas por los clásicos sectores que generalmente lo detentan. Por sus meritos y valentía el decreto 252-05 declara esta fecha como el %u201CDía Nacional de la Ética Ciudadana%u201D y un grupo de entidades gubernamentales y sociales servimos de anfitriones durante el mes, la semana y el dia 29 propiamente. Hoy corresponde a la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental (DIGEIG) convocarnos para tan importante acto.
Ulises Francisco Espaillat recorrió el espacio del mundo privado como maestro, boticario, escritor, periodista y el mundo de la administración pública como legislador, diplomático, Secretario de Estado y Vicepresidente entre otras. Finalmente en 1876 asciende al solio presidencial electo por casi la totalidad de la población votante de la época con un arriesgado programa de gobierno.
Su programa planteaba las garantías ciudadanas, el combate de los privilegios, la aplicación igualitaria de la ley, desarrollo de la instrucción pública y de manera especial enfrentar la situación económica con un apretado plan de austeridad que empezaba por reducir los salarios a los Servidores públicos, iniciando el con el ejemplo.
Estas medidas disgustaron a los sectores de poder en reacción y en busca de derrocarlo promovieron alzadas militares en el norte y el sur que sin dudas se abocaban a una guerra fratricida, a la cual se negaba el Presidente y prefirió abdicar y entregar su cargo presidencial apenas 6 meses después de asumirlo, con un amplio pesar y decepción.
Afirmo que pensaba que en su ejercicio encontraría una amplia intención y necesidad de justicia cuando en realidad lo que había encontrado era una sed insaciable de oro y presento renuncia al cargo.
Manuel de Jesús Galván le denomino Ël Presidente mártir%u201D porque prefirió renunciar antes que ceder a los poderosos militares, antes que propiciar una guerra patria. Es un ejemplo de la ética de las convicciones que describe M. Weber.
Por ello hoy venimos a rendir tributo y agradecer su nobleza y gestión a favor de los valores patrios y a reiterar el compromiso con la patria hoy que nuevos nubarrones impiden ver con claridad el panorama político, hoy que intereses malsanos se entrecruzan con las intenciones que favorecen el bien común.
La condición humana está presente en toda época y en cada circunstancia y nos corresponde a nosotros servir de garantes de la democracia desde el lugar que ocupemos en la sociedad dominicana.
Tributo al Presidente mártir y reiteración de nuestros compromiso por el bien de la Patria.

{
}
{
}

Deja tu comentario Dia nacional de la etica ciudadana

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre