Avisar de contenido inadecuado

IN MEMORIAM A UN AMIGO IDO:Andrés Peralta Corniell. 2013. Abril.

{
}

Hace unos 23 años, 1990 la Oficina Panamericana de Salud (OPS) trajo a un invitado para que en Intec diera unos talleres sobre redacción de artículos científicos y como extra se convoco a personas e instituciones que quisieran oir hablar de un tema llamado “bioética”, que el mismo trataría  en sus horas libres. Ahí conocí a Don Andrés Peralta.

Desde ese momento y por más de 20 anos nos convertimos en quijotes cabalgando y predicando en un terreno que al final termino en ser tierra fértil, pero gracias a su tesón, empeño y dedicación. Tocamos puertas que dieron que ofrecieron, que algunos no cumplieron y Peralta financio el nacimiento de la Bioética en República  Dominicana. Literalmente la financio, pago de su bolsillo, encuentros, charlas y el Primer Congreso Nacional, muy caro por cierto.

Hicimos una sinergia interesante, tanto que nuestra primera actividad en Intec en los noveinta fue un panel sobre Aspectos Bioéticas de la Fertilización in Vitro y  Técnicas Reproductivas y juntos fuimos expositores, Mi primer libro en el 2000 “Bioética para Nuevos” lo presento el Dr. Peralta,

De alguna manera separamos los campos de intervención, yo me fui más por lo académico y el que también fue un gran académico de la bioética en más de una universidad dominicana, se especializo más en bioética global, bioética de la investigación y en representaciones oficiales en organismos internacionales como la UNESCO.

Creo la primera Comisión Nacional de Bioética, y una versión provisional de un llamado “Comité Gestor”, cuyo presidente no pudo concluir su mandato y Peralta lo asumió, luego las elecciones oficiales lo convirtieron en su primer presidente oficial y dio con ello paso formal al nacimiento de la Bioética en el país.

Varios seminarios sobre éticas públicas, bioética, nacimiento del Consejo Nacional de Bioética de la Investigación (Hoy Conabios), Flaceis, auspicio la creación de la Federación Caribeña de Bioética. Fue un excelente embajador de la bioética dominicana en playas extranjeras.

En el 1998 se dio inicio al magister de Bioética en Chile con auspicios de OPS y la dirección de Diego Gracia, allí intento sentarse Don Andrés pero me decía con cierta picardía “no me aceptaron por viejo” entonces se anoto en los certificados que este equipo daría en Puerto Rico y así lo hizo durante el 98-99. Yo mientras iba al magister en estas últimas fechas y llevaba un encargo de el, decirle al Dr. Montt (que habían jubilado por razones de edad de la OPS) “que ahora éramos dos los botados por viejos”

En el 2000-01 se iba a implementar en el país la Maestría Internacional en Bioética de la OPS/Chile, seria en Intec, en el papeleo el juego se tranco más de una vez y Peralta pidió permiso para intervenir y logramos traer y desarrollarla exitosamente gracias a su paciencia diplomática que armonizo y logro no solo que se desarrollara sino que fuera el antecedente para poder continuar con la maestría nacional que hasta ahora es una realidad en el INTEC.

Su reconocimiento a nivel internacional iba creciendo, llegando a ser expositor en diversos foros de todos los continentes, pero se sentía con un vacio “legal” y era que “no era bioeticista” porque no tenía titulo y teniendo 75 años me pregunto en mi calidad de director de la maestría en Bioética del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), si en esa universidad no había “ageismo” y aceptarían a un viejo como alumno. Me pico el amor propio y a pesar de decirle que él era mas bioeticista que todos, se asumió como un estudiante, desde ir a buscar sus documentos a la universidad del estado (UASD) para depositarlos y matricularse en Intec.

Eran más de cincuenta años, imagínense para recopilar todo aquello y así lo hizo como un estudiante de nuevo ingreso y vaya sorpresa, había un error en su titulo debido a que su tesis de grado fue sobre un tema vinculado a un “absceso” y le habían puesto “acceso” o algo así, otro obstáculo que no lo detuvo. Así llego el momento en que se sentó en el aula y yo me sentía avergonzado de  que con la amistad que había nunca me llamo “Miguel” o “Dr. Suazo” como solía hacer sino me decía delante de los otros alumnos “Profesor”

Una vez venia de dar una conferencia con Unesco por alguna latitud lejana y regreso jueves para dormir en la capital y venir a clases con su cuadernito, le dije Dr. ud no tiene que hacer eso, y siempre respondía que era su responsabilidad

En uno de sus cumpleaños coincidía con la clase y su familia quería que se quedara en Santiago para la celebración y tuvo su hijo Alberto, a quien conozco y aprecio desde hace mucho, que armar un plan para que el  se quedara, luego me tomo en cuenta “que yo fui parte de la trama”

En más de dos décadas de amistad tengo mucho que contar. Nunca nos peleamos porque nuestros temperamentos no lo hubieran permitido, diferimos más  de una vez, nos impusimos uno a otro más de una vez, pero con todo el respeto lo cual se evidencia en el tipo de relación que mantuvimos,

Cuando una persona muere, sus recuerdos se basan en lo que construyo, en lo que aporto, en lo que  sus manos sembraron, podemos decir que Andrés Peralta se va con las manos llenas.

{
}
{
}

Deja tu comentario IN MEMORIAM A UN AMIGO IDO:Andrés Peralta Corniell. 2013. Abril.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre