Avisar de contenido inadecuado

La privacidad como derecho legal y moral en la fotografía A mi Oscarin que como cuando niño me sigue preguntando los por que?

{
}

El tema de la fotografía y la privacidad de las personas es un apartado especialísimo de la ética y la legalidad, o sea el debate perenne entre “lo legal y lo moral”
La constitución y algunas leyes propias del país sirven de marco legal a la defensa de los derechos de privacidad de los ciudadanos.
El artículo 44 de la constitución vigente plantea “el derecho a la intimidad y el honor personal” reconociendo que “toda persona tiene derecho a la intimidad. Se garantiza el respeto y la no injerencia en la vida privada, familiar, el domicilio y la correspondencia del individuo. Se reconoce el derecho al honor, al buen nombre y a la propia imagen. Toda autoridad o particular que los viole está obligado a resarcirlos o repararlos conforme a la ley. Por tanto: 1) El hogar, el domicilio y todo recinto privado de la persona son inviolables, salvo en los casos que sean ordenados, de conformidad con la ley, por autoridad judicial competente o en caso de flagrante delito.
Queda más que claro que tomar fotos en el interior de un hogar o fuera de ella a personas o propiedades de terceros sin su anuencia o bajo las condiciones legales planteadas por la constitución son ilegales.
La ley de acceso a la información pública del país (200-04) se refiere al derecho del ciudadano de acceder a toda la información pública pero abre excepciones a aquellas que violen la intimidad y la privacidad “siempre y cuando este acceso no afecte la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o el derecho a la privacidad e intimidad de un tercero o el derecho a la reputación de los demás” (artículo 2, ley 200-04 RD)
Estas dos referencias legales darían justificación suficiente y terminaría el tema de saber si es legal tomar fotos en las condiciones antes señaladas, pero en el aspecto ético hay mas que tratar, pues se involucra la autonomía como principio que rige la toma de decisiones a todo aquello que tenga que ver con las decisiones sobre el propio cuerpo, siemore y cuando no dane a terceros o violente la ley.
El cuerpo es una entidad propia de los sujetos con capacidad legal, mayoría de edad y competencia y capacidad síquica y moral, por tanto con capacidad de consentir o de rechazar y con la suficiente solvencia para poder autorizar o negarse. El nomos (ley) y el auto (yo mismo) Si el cuerpo es mio soy autónomo o delego mi autonomía: “dios es el dueño de mi cuerpo” la sociedad es la dueña” pero delego de manera autónoma no por imposición .
Si alguien retrata una persona sin buscar su consentimiento, si capta imágenes del interior de su casa y si estamos hablando de una persona o espacio que no es publico viola la ley y violenta la moral. La ley legisla sobre el derecho a lo publico
Y si la persona es funcionaria de la administración publica, existe todo el derecho a conocer su sueldo, si paga impuestos, la fuente de un incremento patrimonial entre otras , y esto es porque un tercero que sabe que el primero administra los bienes de todos tiene derecho a preguntar y a saber que se hace con lo administrado. El numero de su cedula es privado, porque es un documento de identificación de ese cuerpo y de esa persona, que a decir de Kant tiene dignidad (“Las cosas tienen precio y las personas dignidad”)
De manera que todos tenemos o nos movemos en espacio públicos y privados y entre el mundo de lo legal y lo moral, de ahí que debamos diferenciar los campos y los conceptos.
La intimidad, por ejemplo, es algo que va mas alla de lo privado, pues es un escondite donde cada quien gestiona el mundo de los valores que valora (religiosos, sexuales, culturales, filosóficos, entre otros), todos los que son de manejo propio, personal, por decisión intrínseca, intima. Tan preponderante es este concepto moral que adquiere dimensión legal para protegerlo siempre y cuando no dañe a otros y le concede espacio de intromisión solo si la persona consiente en permitirlo, como en el caso de una consulta médica o sicológica en que la persona abre un poco ese cofre y deja salir solo lo que ayude a resolver su motivo de consulta, es decir, no le interesa contar su intimidad sino que se ve precisado a hacerlo por su propio bienestar y como garantía solicita o se le ofrece confidencialidad o sea que esos datos no serán utilizados ni revelados sin su autorización .
Tomar fotos a terceros sin su consentimiento es contrario al respecto a su intimidad, a su voluntad y a su autonomía, por tanto publicarla, publicitarla, exponerla en sitios y eventos públicos es inmoral en cuanto viola el derecho a la privacidad y/o a la intimidad
Generalmente en exposiciones fotográficas las mejores son las que resaltan algún rasgo de la figura pero la que vulnera su intimidad, porque además de no ser consentida visualiza algún factor de su mundo intimo, su pobreza, su desnutrición, su figura, una emergencia medica, un accidente, una víctima de violación, intimidad no provocada sino adquirida por una marcada injusticia social de inequidad
El tema ético es más que la privacidad, tiene que ver además con confianza, manipulación técnica de las imágenes, consentimiento informado, temas que abordaremos en otra ocasión. Ahora la pregunta es sobre los límites y las soluciones.
En medicina nació el consentimiento informado como un proceso mediante el cual solo se consigue el permiso del médico intervenir después que el paciente entiende que va a suceder, que le van a hacer, donde estarán resguadados sus datos y hallazgos, que se garantice el anonimato, que se establezca el índice riesgo beneficio de la acción sobre su cuerpo que es propio intimo autónomo y digno
En fotografía las fundamentaciones son las mismas y al igual que en medicina el consentimiento informado tiene un alto valor moral en cuanto es una proceso para cuidar al cliente de su profesional que le sirve. Para entrar a una casa privada, a un interés privado preponderante hay que hacer un consentimiento informado y estar preparado a que después que agota el dialogo de ablandamiento, el llenado de un formulario de consentimiento al final la persona diga”después de haberme explicado, leído y comprendido le manifiesto que no apruebo ser fotografiado.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La privacidad como derecho legal y moral en la fotografía A mi Oscarin que como cuando niño me sigue preguntando los por que?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre