Avisar de contenido inadecuado

La responsabilidad ética del médico

{
}

En el año 203, la perodista Julissa Lorenzo, de la Revista Ahora me hizo esta entrevista, que recien rescate por internet, 8 años despues cambiaria pocas cosas de las que dije ahi.

El ejercicio de la medicina es visto por muchos más que como una profesión como un sacerdocio. De ahí que no se conciba que los médicos utilicen mecanismos de presión como las huelgas para exigir ajustes salariales. Sin embargo, ¿hasta qué punto esa es una percepción acertada de la realidad?

 

 

El doctor Miguel Suazo, coordinador del Area de Salud y del Centro de Bioética del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), responde para AHORA ésta y otras interrogantes relacionadas con esta clase profesional.

[A]. ¿Es la medicina un sacerdocio?

Miguel Suazo. Lo que sucede es que al médico originalmente no se le pagaba; trabajaba en función del honor, ¿por qué? Porque la vida es tan importante que lo que yo haga por tu salud no tiene precio. Por eso lo que se hacían eran pagos de honor, la gente le llevaba lo mejor que tenía, de ahí viene el término de honorarios. Esa relación cambia con el desarrollo del capitalismo, y lógicamente cada quien tiene que cobrar por lo que hace. Entonces cuando hay un problema de carácter sindical o gremial como son las huelgas, la gente hace la asociación de lo que el médico juró por Hipócrates,  lo que es el pago de honor, la responsabilidad hacia el paciente, y se dice que esto es un sacerdocio.

Se parece al sacerdocio, pero de hecho para los griegos la medicina no es un sacerdocio; se profesa igual que los sacerdotes, pero la relación es directa con los dioses. De hecho, el juramento hipocrático comienza con los dioses por Apolo, Panacea, porque se entiende que el médico es la mediación entre los dioses y la enfermedad.

JURAMENTO HIPOCRÁTICO

[A]. ¿Entonces, aunque no es un sacerdocio, tiene una responsabilidad igual?

MS. Se le hace una exigencia mayor al médico probablemente porque es el que tiene que ver directamente con la vida. Pero lo que se sabe en términos de la ética es que la responsabilidad profesional es la misma para todos los profesionales. La palabra profesional viene del griego y después del latín, y proviene de profesar. Profesan, hacen un voto de responsabilidad, y el llamado de todo profesional dentro de esa respuesta es a la excelencia, entonces tanta responsabilidad tiene de ser excelente un médico como un periodista, abogado o ingeniero.

La historia propia de la medicina ha hecho que se vincule ladedicación al paciente con el cobro. Hoy en día se nos reclama mucho, por ejemplo, el juramento hipocrático.

Primero, nunca nadie juró el juramento hipocrático, eso está en la tradición griega, pero ni yo ni nadie en la escuela de medicina lo ha jurado. Y hoy se sabe que no lo escribió Hipócrates, sino seguidores de él siglos después. Lo otro es que lo que expresa el juramento es valido para todas las profesiones, por eso se dice que es el juramento de las profesiones. Se basa en la medicina porque es la primera de las profesiones y los ejemplos que tiene el juramento son de esa área. Si quitamos estos ejemplos, se aprecia que un periodista tiene la misma responsabilidad que un médico, que es el no hacer daño, hacer el bien, no hacer uso de la autoridad profesional para abusar en ningún sentido de quienes son tus usuarios, tus clientes, entonces esa responsabilidad moral es la misma para todo el mundo.

[A]. ¿Es ético que el médico exija a través de huelgas mejores condiciones laborales?

MS. Cuando llegamos al caso moderno de las huelgas esa responsabilidad hay que evaluarla. Yo pienso, en lo particular, que las huelgas son mecanismos de presión válidos en todos los gobiernos.

Ahora a lo único que no puede renunciar un profesional de la medicina es a salvar la vida de un paciente, por tanto desde mi punto de vista –y creo que ahora lo concibe así el Colegio Médico Dominicano– es que las emergencias no se abandonan, si se hace es una inmoralidad. Porque otro de los principios que plantea el juramento hipocrático (y es el principal) es el de la no malificencia, es decir, lo único que no puede hacer un profesional es daño. Claro, hay casos que no son las emergencias, como por ejemplo un niño que lo traen de Duvergé para el Hospital Robert Reid Cabral para una consulta, pero hay una huelga; ya ahí hay un daño que habría que evaluar. Pero de todas maneras no se puede negar que las huelgas son un recurso de presión contra los mecanismos que no han funcionado. Hay veces que el médico tiene seis meses que no le pagan y no tiene otro recurso que irse por esa vía. Siempre y cuando no atenten contra la vida de las personas, no dañen, están dentro de la moralidad.

CRITERIO PROFESIONAL

[A]. ¿Cuál es el criterio con el que se debe manejar el médico en el ejercicio de su profesión?

MS. No se puede renunciar a la moralidad del acto médico. El médico tiene la responsabilidad de curar y eso es lo que se llama el buen médico, que es el que maneja las destrezas técnicas de su especialidad, pero también está el médico bueno, que es el que moralmente actúa tratando bien a su paciente.

De manera que la responsabilidad moral sería ‘el buen médico’, porque tiene que ser bueno en el arte que maneja y bueno en la moralidad de lo que hace.

Aquel que abandone esa responsabilidad es inmoral.
En el caso de la ética no hay intermedio, las cosas son morales o inmorales, correctas o incorrectas. Quienes, por ejemplo, abandonan un paciente a su suerte o le cobran de más, no hacen lo que tienen que hacer y trabajan menos horas por las que se les paga, son inmorales.

[A]. ¿Cuál es la responsabilidad del Colegio Médico Dominicano en torno a la preservación de la ética?

MS. Yo pienso que su principal tarea tiene que ser velar por la excelencia profesional, porque hasta ahora hemos sido un gremio para la defensa de los médicos, y lo que tiene que ver con la bioética es la defensa de los pacientes. Hasta ahora nos hemos estado protegiendo a nosotros mismos en desmedro de los pacientes. La excelencia profesional incluye que se defienda a los pacientes.

[A]. ¿La situación laboral del médico no justifica una mala actuación frente al paciente?

MS. No hay nada que pueda justificar como moral el incumplimiento de un deber. Ahora, debe de verse la moneda de los dos lados, los médicos son mal pagados, haciendo especialidades amanecen hasta las cuatro de la tarde y se quedan entonces al otro día, cuando vienes a ver son tantas horas de servicio que la parte humana flaquea y tratan mal al paciente.

Sin embargo, sería menos justificable que las incongruencias del sistema social las pague el paciente, de manera que su enfrentamiento (el de los médicos) tendrá que ser con el ministerio de salud, con los gobiernos.

[A]. ¿Qué piensa usted del trabajo del médico en los hospitales?

MS. Creo que hay otra cara de la moneda que no se señala en los recortes de prensa, pero que desde la ética yo lo rescato: cuando a mí me dicen que en tal hospital hay dos pacientes en una cama o acostados en camillas en los pasillos, yo digo que esa es una barbaridad vista desde el Estado, pero vista desde los médicos es un cumplimiento ético, que no es lo justo, pero no depende de ellos (los médicos). Hay un principio en ética de la justicia distributiva que consiste en la administración de recursos escasos.

Cuando yo acuesto a dos personas en una cama estoy haciendo una heroicidad, me pueden decir que no es justo, que hay contaminación, pero lo que sería inmoral es que se deje a uno en la cama y al otro que se vaya a su casa o se muera en la acera. De tal manera que hay que establecer grados de lo que es la responsabilidad del Estado y lo que es la responsabilidad del médico.

[A]. ¿Qué debe hacerse en cuanto a la formación ética del médico?

MS. A los médicos debe dárseles una formación en bioética que les enseñará a descubrir primero el valor de la profesión, del paciente y de la relación entre ambos. Toda la historia de la medicina se fundamentó en los griegos, en lo que se llamó el paternalismo médico, lo decía Platón, Hipocrates: el médico debe tratar al paciente como un hijo.

Hoy la bioética lo que dice es que la toma de decisión está en el paciente, el paternalismo ya no sirve, y lo que tiene que haber es un cambio de relación médico-paciente.

En el paternalismo no es así, y todavía hay gente en los hospitales que la operan y no saben de qué.

El problema es que a los médicos nadie les ha dicho que el paternalismo está fuera de moda y siguen siendo los que echan boches, los que regañan e imponen los tratamientos.

Por eso en los hospitales en la actualidad se están formando los llamados “comités de ética”, que son los encargados de formar a los médicos y pacientes sobre los derechos de los últimos.

Juramento Hipocrático 400 a.c.

Juro por Apolo médico, por Aslepio y por Higía, por Panacea y por todos los dioses y diosas, tomándolos por testigos, que cumpliré, en la medida de mis posibilidades y mi criterio, el juramento y compromiso siguiente:

Considerar a mi maestro en medicina como si fuera mi padre; compartir con él mis bienes y, si llega el caso, ayudarle en sus necesidades; tener a sus hijos por hermanos míos y enseñarles este Arte, si quieren aprenderlo, sin gratificación ni compromiso; hacer a mis hijos partícipes de los preceptos, enseñanzas y demás doctrinas, así como a los de mi maestro, y a los discípulos comprometidos y que han prestado juramento según ley médica, pero a nadie más.

Dirigiré la dieta con los ojos puestos en la recuperación de los pacientes, en la medida de mis fuerzas y de mi juicio, y les evitaré de toda maldad y daño.

No administraré a nadie un fármaco mortal, aunque me lo pida, ni tomaré la iniciativa de una sugerencia de este tipo. Asimismo, no recetaré a una mujer un pesario abortivo; sino, por el contrario viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura.

No operaré (castrar) ni siquiera a los pacientes enfermos de cálculos, sino que los dejaré en manos de quienes se ocupan de estas prácticas.

Al visitar una casa, entraré en ella para bien de los enfermos, manteniéndome al margen de daños voluntarios y de actos perversos, en especial de todo intento de seducir a mujeres o muchachos, ya sean libres o esclavos.

Callaré todo cuanto vea u oiga, dentro o fuera de mi actuación profesional, que se refiera a la intimidad humana y no deba divulgarse, convencido de que tales cosas deben mantenerse en secreto.

Si cumplo este juramento sin faltar a él, que se me conceda gozar de la vida y de mi actividad profesional rodeado de la consideración de todos los hombres hasta el final de los tiempos, pero si lo violo y juro en falso, que me ocurra todo lo contrario.


Juramento Hipocrático

Las bases de la Ética Médica actual tienen su origen en el antiguo texto del Juramento Hipocrático. Este célebre médico griego nacido en Cos (460-380 a.C.) a quien la historia reconoce como el Padre de la Medicina, legó junto a su ciencia los fundamentos morales de una antigua y noble profesión.

Juro por Apolo médico, por Esculapio, Higicia y Panacea y por todos los dioses y diosas- a quienes tomó por testigos- que con todas mis fuerzas y potencias, cumpliré los siguientes deberes:

Al igual que mis padres respetaré a mi maestro en el arte, compartiendo con él mis bienes, dispensándole socorro si le hubiera menester, estimando a sus descendientes cual si mis hermanos fueran e instruyéndoles en el arte de querer aprenderle, sin pacto ni remuneración. Los preceptos y enseñanzas verbales, así como todo mi saber, transmitiré a mis hijos, a los hijos de mi maestro y cuantos discípulos se obliguen y juramenten de acuerdo con la norma médica, pero a nadie más.

Dispondré para el enfermo el régimen de vida que, de acuerdo con mi capacidad y juicio, repercuta en su provecho, alejándole del que lo perjudique o hiera; a nadie administraré un mortífero veneno aunque me fuera solicitado, no usaré abortivos en las mujeres encintas y nunca intentaré sacar la piedra de la vejiga, dejando este cuidado en manos de prácticos.

Puros y limpios mantendré mi vida y mi arte, en cuantas casas entre lo haré en bien del enfermo, absteniéndome de irrogarle intencionados y condenables prejuicios y de recrearme con el cuerpo de mujeres y hombres, sean libres o esclavos. Lo que en mi práctica vea u oiga y lo que fuera de ella surgiere en el trato con los hombres, no lo difundiré sino que tendré callado y mantenido secreto.

Si cumplo y no rompo este juramento, séame concedido disfrutar de mi vida y de mi arte y ser honrado por los hombres para siempre y en la eternidad; pero si fuera perjuro, maldito sea.

 



 

 

 

{
}
{
}

Comentarios La responsabilidad ética del médico

Gracias por compartirlo!! Una entrevista de lo más interesante, y da mucho que pensar... Quizás todos debieramos hacer el juramento hipocrático... Sería mucho más sensato si todo el mundo lo viese así...
Interesada Interesada 05/01/2012 a las 16:33
fui enviado por una empresa alos examenes de ingreso donde salgo bien de colrterol en 130 y trigliseridos en 90 audiometria normal espirometria normal peso mio es de 114 kilos de peso mi estatura es de 185 tencion arterial es de 131 sobre 90 no tomo ningun medicamento no tengo ernia ni varicoselis  y el medico en el dictamen infueciado por la enpresa da el dictamen que estoy no acto para laborar ,por que sufro de tencion arterial alta, estoy obeso, y tengo que mejorar los trigliceridos y el colesterol, no me entega los resultados porque la empresa le pidio que no melos entregara y que el no melos iba ha entregar, por que el no iva aperder su contrato con la empresa,de perforacion san antonio internacional yo me tomo los examenes en donde otro medico de salud ocupacional y salgo acto para egerser mi labor como soldador estoy denuncando este medico de salud ocupacional porfaltar asu etica y dejarse influenciar por la empresa para cuartar el derecho a laborar el medicoes daniel ruben blanco granados rm numero 1096 sss licencia de salud ocupacional 14776
marcos jose navarro marcos jose navarro 15/03/2012 a las 15:07
yo no me preocuparía tanto de tu presión arterial como de tu pésima ortografía. Igual hay más motivos de los que crees para no ser contratado...
Lectora Lectora 07/11/2012 a las 12:16

Deja tu comentario La responsabilidad ética del médico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre